Para evitar la transmisión de enfermedades e infecciones es fundamental el control total y erradicación de las cucarachas de los hábitats humanos.

Manteniendo un aceptable orden y limpieza de sus lugares preferidos para refugio, como ser cocinas y sanitarios, hay que tener mucha precaución con la aplicación de los productos de uso casero que se adquieren en las ferreterías y supermercados.

Siempre será la mejor opción contratar a una empresa seria y debidamente habilitada para el abordaje de una solución definitiva y de bajo riesgo.